Seguinos:
facebook.png
youtube.png
Buscar  

PREMIOS SIGNIS-ELEGIR DESDE EL ENTRETENIMIENTO


por Carlos Ferraro
 

 Elegir desde el entretenimiento

¿Cómo trasciendo el espectáculo?,

 ¿De qué manera dirijo mi mirada al entretenimiento que me nutra como producto cultural, artístico?

¿De dónde nutrirnos para ver más allá del entretenimiento?

La Organización SIGNIS internacional  aporta desde sus orígenes un producto que bien nos puede llevar de la mano a resolver estas cuestiones;  se trata de:

Los premios SIGNIS

      El rol más experimentado y transitado a lo largo de los años por parte de OCIC-Signis es su presencia en  los festivales de cine,  encuentro de carácter cultural  que de una forma u otra  proveen nuestro material de trabajo: el premio SIGNIS que otorgamos.

           SIGNIS participa en los Festivales de Cine desde el año 1947.En aquel tiempo  cuando se denominaba  OCIC (Oficina Católica Internacional del Cine)  fue reconocida por la FIAPF (Federación Internacional de Productores de Cine) Este organismo, máxima autoridad mundial, otorga la categoría, según su importancia , a los Festivales Cinematográficos ,

La FIAPF consideró que OCIC reunía  el stauts suficiente para participar con jurados propios en los festivales de clase A 

          Hay algo más de treinta festivales en el mundo reconocidos en esta categoría  en la cual nuestra organización participa aportando jurados  independientes  ya que no constituyen los  oficiales que todas las muestras tienen.                    

¿ Cómo se constituyen estos jurados en nuestra organización?                                                                               

        SIGNIS Mundial, cuya sede desde su origen,   funciona en Bruselas, tiene en el mundo más de ciento treinta asociadas. Muchos de sus miembros son profesionales vinculados con el cine  desde la realización, la producción, la investigación, la prensa crítica o la formación y actividad académica. Su experiencia y capacidad en estas tareas, los convierten en  potenciales participantes como jurados. Según los antecedentes y características de las distintas muestras, estos miembros son asignados desde Bruselas para integrar los  jurados en las muestras internacionales, que en la mayoría de los casos comenzaron siendo en número de cinco y que en los últimos años se redujeron, en general a tres, por recortes económicos operados  en  los distintos países organizadores de las muestras.

 En ocasiones, la organización integra también al jurado la figura de "  invitado" designando a profesionales del cine, directores o actores de películas premiadas por Signis en festivales anteriores.                 

 Cabe señalar  que la participación por parte de los miembros, no es remunerada y en la casi totalidad de los casos los viajes a las variadas  latitudes son costeadas por cuenta propia del  miembro designado ; la única ventaja posible ,  no en todos los casos asegurada, es el alojamiento y algunas comidas a cargo  del festival para los jurados invitados .Esto indica que hay una importante contribución personal en el orden de lo económico  , por parte de los miembros de SIGNIS que participan; no sin dejar de reconocer lo naturalmente excitante  que puede resultarle a un cinéfilo  participar de esta clase de eventos.

       También se da el  caso de que las  asociadas participen en festivales locales  que se organizan en sus respectivos países, pero en esta instancia los miembros que actuarán como jurados son elegidos por las autoridades del lugar. Aunque sus objetivos son obviamente coincidentes con los de Signis Mundial y los mecanismos de elección  similares.

 ¿Cómo es participar en un festival?

        Me quiero referir al ambiente que actúa como marco general. En la mayoría de los casos son festivales de gran envergadura (Clase A), de prestigio y pertenecientes a un mundo donde concursan grandes producciones de directores y artistas reconocidos. Donde hay alfombra roja y se reconocen estrellas de la industria del cine La magnitud de estos festivales puede variar aun dentro de la misma categoría                                                     

Pero el gran motivo de las inversiones destinadas por parte de los organizadores a estos eventos es  generar un espacio para incentivar la industria, alentar las producciones y la distribución de material del films que quieren asegurarse  un movimiento dentro del circuito. Indirectamente podría concebirse como una especie de bolsa de trabajo. No obstante hay también otros objetivos: los países, ciudades o municipios que convocan y organizan saben que eventos  de este tipo aportan a la cultura y al turismo, mostrando  sus  lugares y haciendo  conocer a su  gente y costumbres.

       Pero  el aspecto más enriquecedor que genera la participación en las muestras es el intercambio cultural, humano y social conformado por hombres y mujeres que provienen de distintas latitudes del globo. Esta convergencia equilibra cuestiones de género, diferencias etarias, raciales, etc.

 En general las actividades que se realizan en los festivales trascienden la exhibición de las películas .Algunas  de ellas son de carácter festivo acompañadas con música, tragos y comida, destinadas a los jurados, directores, actores, productores, distribuidores, prensa e invitados especiales. Estos eventos  varían según las características de los festivales, pero en general, en lo últimos años fueron unificándo los estilos.

             Estas reuniones contribuyen al intercambio de ideas y cruce de infinitos comentarios acerca de lo que se exhibe en referencia a la calidad de la muestra .En esas instancia, en una escucha atenta, se puede abrevar en los comentarios ocasionales de disímiles opiniones y gustos, muchas veces, acerca de una misma obra. Es habitual que terminada la proyección del film, los especialistas críticos manifiesten sus primeras impresiones cuando van saliendo de  la sala de manera discreta y entre pares conocidos. En ocasiones es común escuchar  sintéticas opiniones que  dan poco   fundamento  acerca del porqué  del rechazo o aceptación del film recién visto, solo es un comentario, más emocional que racional.

          Participando ya sea en la superficie de un festival o adentrándose en las diversas actividades que propone, las escuchas atraviesan de una u otra manera la visión personal que uno tiene de los films de los que hay que  dar cuenta en  la premiación final.

        Pero hay otro  aspecto importante   para destacar: los jurados oficiales o paralelos que se constituyen deben abocarse solo a los films que son declarados en competencia; pueden ser de origen nacional o internacional con respecto al país que convoca. Pueden  también constituirse otros jurados que premian secciones especiales. Lo cierto es que lo premiable solo representa una mínima parte de todo lo que se exhibe en la totalidad de las  muestras, a veces solo alcanza a un cinco  por ciento de lo exhibido en la totalidad de la misma.                                                           

 ¿Cómo es el mecanismo de la elección de los films que participan en competencia?  

       El director artístico del festival  se vale de un equipo de programadores que durante algunos meses  giran por el mundo visualizando  la producción de distintas cinematografías, observadas conforme a los intereses de la muestra.

 Finalmente hay que armar la selección  definitiva, y los criterios subjetivos del programador implican seguramente, se  deje afuera material tan o más valioso que el que  elige. De forma que no necesariamente lo seleccionado es lo más representativo de la producción global en términos de calidad. No obstante estas son las reglas del juego y sobre esto hay que trabajar con nuestro juicio.

      En el caso de SIGNIS los jurados trabajan sobre los films que se exhiben en la competencia oficial y en ocasiones en alguna sección especial. Normalmente los jurados están conformados por integrantes de distintos países cuidando que uno de ellos sea local. El uso de la lengua vernácula y el conocimiento del lugar  lo convierte en una suerte de anfitrión-guía del resto de los miembros del jurado. Se designa a un presidente que actuará de coordinador y orientador de los otros miembros  y será el responsable e interlocutor frente a las autoridades del festival. Además se elige a un secretario que tomará nota de todo aquello que administrativamente exija participar de la muestra. 

        La rutina intensa y regular del visionado  de los films sumado a  momentos  de convivencia social provoca un intercambio entre los integrantes del equipo que coadyuvan al diálogo final que definirá el premio. Pero esta instancia no siempre es fácil .Si bien la misión de SIGNIS en los festivales es premiar películas en donde estén presentes los valores que contribuyan a la paz, a la búsqueda de la trascendencia, la justicia, la libertad y los derechos humanos en general hay un factor esencial que muchas veces complejiza la decisión, y tiene que ver con la apreciación de la calidad de la obra como expresión estética, y tratamiento formal del tema.

        La experiencia histórica de visionado no siempre es pareja en todos los integrantes del grupo ya sea por edad, formación o accesibilidad a determinado tipo de obras que llegan a los distintos países de origen de los miembros. Pero estas diferencias antes que una dificultad terminan siendo un factor de enriquecimiento. En el debate no pocas veces encendido, en la mayoría de los casos se llega a un veredicto nutrido y negociado  con los distintos puntos de vista que  finalmente estarán presentes ,en un todo coherente , en la justificación que se redacta para enunciar junto a  la entrega del premio.

El trabajo final del jurado tendrá como principal objetivo realizar la justificación por la cual se otorga el premio. Esta elaboración es muy importante porque será el testimonio de la mirada que la organización tiene acerca del film. En esta instancia el presidente y secretario del jurado deberá gestionar los trámites posibles para que la justificación trascienda al ámbito de la prensa. No obstante el juicio quedará atesorado en los antecedentes que guarda SIGNIS. La organización publica anualmente en los Palmares los festivales, jurados y premios con sus correspondiente justificaciones. Esta información se convierte de esta manera, en una usina de inspiración para la elección de films con los que podremos trabajar trascendiendo el entretenimiento

¿Qué significa el premio SIGNIS para el ambiente del cine?

       Es obvio que los realizadores, productores y distribuidores no participan en los festivales con el sueño y el deseo de recibir el premio SIGNIS, de hecho muchos de ellos no conocen la existencia de la organización o la conciben como un organismo  dependiente de la Iglesia. Situación, esta última,  que nos visualiza ,en el mundo del arte con cierto prejuicio moralista, reñido con el espíritu liberal de los artistas  No obstante el otorgamiento del premio resulta un incentivo para aquellas producciones que tienen  poca posibilidad de llegar  al mercado de la distribución comercial, justamente por la elaborada calidad de la obra.

        Un premio suma y nos consta que films que han recibido como único reconocimiento el de nuestra organización pudieron ser conocidos post festival gracias a que el distribuidor tenía un motivo valedero para la promoción. De esta forma el premio SIGNIS cumple uno de sus primeros objetivos. Lograr que películas  de buena calidad no mueran en los festivales sino que tengan la posibilidad, si bien no de llegar  a los grandes públicos, al menos de ser  conocidos.

       Finalizado el festival queda en la memoria un costado de "glamour"de lo vivido en  la cercanía de  directores y actores de renombre, pero fundamentalmente quedan  los afectos que se ganaron en las jornadas de trabajo con los compañeros de otras asociadas y los lugares conocidos con su belleza y características socioculturales. Sin embargo para SIGNIS esto no es más que un punto de partida.

        Luego de la experiencia descrita, comienza con el material premiado, un camino de trabajo dentro de la organización .En muchas asociadas las películas se convierten en herramientas de formación y pasan a integrase en proyectos de Educomunicación con distintos grados de desarrollo y variedad de destinatarios.

         Uno de ellos es el de ?Cine y espiritualidad?. El objetivo es: que quienes participen en los encuentros de estos programas descubran que el rasgo de espiritualidad que está presentes en los films que se exhiben no pasa solo  por aquellos que tengan un contenido religioso explícito sino que también hay otras historias con héroes  de lo cotidiano que se superan y luchan por un mundo en donde en esencia se respeta la dignidad del otro  .No importa cuál es la historia ni lo que le sucede al protagonista; si es bueno  o malo en sus acciones o  si es víctima o victimario. Si son las circunstancias sociales, familiares, o políticas que impulsan a su degradación humana . Importa cómo se resuelve el tema, importa el mensaje, si es verosímil la instancia  que hay que vencer por más dolorosa que sea. Si hay o no un intento de redención. Importa reconocer que las acciones buenas, generosas, sensibles inciden en los cambios que la  sociedad cualquiera sea  necesita.

En definitiva se presentan películas que  alimentan la subjetividad humana necesaria para el cambio social en términos de valores evangélicos.

         Quienes trabajamos con el cine como expresión e instrumento de cultura sabemos que  esta manifestación artística puede transformarse en escuela de vida. Y así lo hemos corroborado a lo largo del tiempo con la implementación de nuestros programas que utilizan el cine como es el caso  también de: ?Cine mundo chico? dirigido a los adolescentes.

       El film de calidad no debe morir con su premiación en los festivales, como ocurre en muchos casos .Debe nacer para otro propósito  .Debe permanecer eludiendo el olvido impulsado por la novedad que se actualiza en interés solo de lo comercial y aportar de una u otra forma en  aquellos que no tuvieron la fortuna de participar en algún festival y  aman el cine. Y esto no es fácil sin una mediación que se ocupe en incidir en los cambios culturales. Signis contribuye modestamente para que esto sea posible.

Mecanismos y criterios para la elección de jurados desde la institución

Marianela Pinto, coordinadora de jurados Signis ALC ? presidenta Signis Ecuador ha explicitado las consideraciones que se tiene en cuenta cuando se eligen los jurados

La labor de Marianela Pinto tiene que ver con la coordinación de la presencia de jurados latinoamericanos en los festivales de cine en los que se entrega un premio Signis.  Teniendo en cuenta que los jurados buscan establecer puentes entre los cineastas y los espectadores, Signis ha trabajado sobre criterios básicos para la selección de jurados y de festivales.

En cuanto a los criterios de selección de los festivales se evalúa la importancia o relevancia de cada festival para decidir sí amerita la presencia de un premio Signis.  Deben ser festivales prometedores y los organizadores deben comprometerse a brindar las facilidades de trabajo para nuestros jurados.

Asimismo, es importante evaluar la orientación temática.  Es decir, si está dirigido al público general o a un público más específico.  Por ejemplo, cine para niños, derechos humanos, entre otros, para que a partir de la particularidad se analice el vínculo de afinidad con nuestro trabajo.

Los jurados deben tener de preferencia formación académica con un buen conocimiento del lenguaje audiovisual y una lectura desde la espiritualidad o los valores. 

Las postulaciones para conformar jurados en festivales internacionales son propuestas que vienen de las asociadas nacionales. Un jurado está conformado por tres o cinco personas y debe haber un presidente y un secretario encargado de elaborar el acta con las firmas de las personas que han participado como parte del jurado. El premio Signis se otorga con un acta redactada con puntos concretos de la fundamentación de por qué estamos entregando el premio

Sobre los premios que otorgan los jurados Signis debemos tener en cuenta que, además de la calidad de la realización y la temática del filme, se tiene una opción preferencial por jóvenes realizadores y óperas primas.

Cabe mencionar que si una película es premiada en un festival con un premio Signis no puede ser premiada en otro festival, pero se le puede dar una mención si se considera que una película, anteriormente premiada, debe ser destacada.  Además, se ha establecido como regla: nunca dejar un premio desierto.

Los jurados Signis se caracterizan por ser de los más organizados. De ser posible deben ver las películas juntos. Además, se debe preparar un informe final sobre el desenvolvimiento de los jurados. El intercambio sistemático de la información entre las asociadas sobre los festivales nos ayuda a nutrir y generar más información sobre las películas premiadas.